Tel: 91 640 78 72   

Viernes, Noviembre 17, 2017
Carro vacío

Piensos y Alimentos para Perros

La salud  y el bienestar de nuestro perro, lo mismo que ocurre con las personas, depende en gran medida del tipo de alimentación suministrada. Con una alimentación rica en nutrientes y moderada en grasa, conseguiremos mejorar la calidad de vida de nuestra mascota al igual que hariamos con la nuestra propia.

 

piensos-para-perros

La mayoría de los clientes prefieren dar a su perro alimentos industriales especiales para la nuestros mejores amigos. Este tipo de comida, ya sea
deshidratada o en lata, contiene todo lo necesario para la correcta alimentación de nuestras mascotas y  esta elaborada especificamente para ellos.

Si utilizamos piensos secos, debemos tener en cuenta la calidad de estos, es preferible y recomendable que  sean de gama alta o tambien lamados piensos premiun. Este tipo de alimento ayuda a mantener los dientes del perro limpios y libres de sarro, además los piensos secos suelen tener una composición mucho más equilibrada que los humedos que suelen venir en lata. A la hora de elegir, debemos tener en cuenta la edad de nuestro perro, la raza y si necesita algun tipo de dieta.

Tenemos  una gran  variedades para cubrir las necesidades de todo tipo de perros, hay para razas grandes, pequeñas, medianas, para perros activos o que realizan poco ejercicio y para los casos de obesidad. Dependiendo de la edad también existen diferentes tipos, e incluso hay específicos para cada raza entrando ya en tecnificaciones especificas para cada raza de perro. Debido a su variedad y a la gran aceptación de este tipo de comida para perros.. Facilmente  las encontraremos  en supermercados, tiendas especializadas, tiendas de mascotas  y almacenes; y es la forma más limpia de alimentar a nuestro perro.

En cuanto a la comida húmeda o enlatada, tiene menos nutrientes ya que está compuesta por un 80% de agua. Es un alimento más caro que el anterior y esta pensado para perros pequeños que necesitan poca cantidad de comida. Además, tenemos que tener cuidado si este alimento va a estar en el exterior, ya que podría atraer bichos o descomponerse, esto puede suponer un peligro para la salud de nuestra mascota. A pesar de los inconvenientes de esta variedad, a nuestro perro le gustará mucho más. Una posibilidad es mezclar el pienso seco con la comida húmeda, con esto conseguiremos proteger la dentadura de nuestro perro y hacerle su comida más apetitosa. Si elegimos esta opción, también deberemos tener cuidado con el tiempo que le dejamos el plato de comida al animal, para evitar como ya hemos dicho, su descomposición y oxidación por el aire y  la acción de los insectos sobre ella.

Hay muchas personas que a pesar de la comodidad de la comida industrial, prefieren prepararla ellos mismos. Para esta opción debemos tener en cuenta varios factores:

  • Lo primero que tenemos que decidir es si la comida que le vamos a dar a nuestro perro , si es es cruda o cocinada. En ambos casos, no nos podemos limitar a alimentar a nuestro perro a base de carne, cocinada o no. No debemos preocuparnos por las bacterias de la carne o los huesos crudos (siempre que estén en buen estado), ya que el estomago de los perros está preparado para digerirlos perfectamente. Pero si queremos evitar posibles problemas digestivos, podemos escaldar la carne echándole al agua hirviendo , cocerla o congelarla unos quince días para eliminar gérmenes y bacterias y mejorar la salubridad del alimento de nuestro perro.
  • Si nos comprometemos a preparar nosotros mismos la comida, debemos aportar todos los nutrientes y vitaminas necesarios para que la dieta de nuestro animal sea lo más sana y completa posible. La alimentación debe contener verduras y frutas (alrededor de un 10% del total diario), carne, pescado, vísceras (son muy importantes ya que tienen un gran aporte nutricional, pero debemos cocinarlas muy bien) y otros complementos como vitaminas y calcio (siempre con supervisión veterinaria y teniendo en cuenta las cantidades que suministramos).
  • Asimismo, debemos tener en cuenta que no todos los alimentos son buenos para nuestro amigo. Los huesos de pollo, por ejemplo, se pueden astillar clavándose en la garganta del animal y provocándole heridas o posibles ahogamientos (cualquier hueso cocinado corre el peligro de astillarse, es preferible darle huesos crudos).
  • Los productos lácteos pueden producir problemas gastrointestinales a los perros, jóvenes o adultos. A pesar de ser una gran fuente de calcio, fósforo, proteínas y vitaminas; la leche, los yogures y otros lácteos, contienen la lactosa, que es difícil de digerir para los perros al igual que ocurre en algunos humanos.
  • El chocolate es tóxico en grandes cantidades y mas para  nuestros perros. A pesar de su buen sabor y de que seguramente a nuestro perro le encante, al igual que a al mayoria de nosotros, el chocolate contiene una sustancia llamada una teobromina que  puede producir vómitos, diarrea, taquicardia, temblores musculares e hiperactividad,  incluso puede llegar a ser mortal para el animal si toma una alta cantidad.

No deebemos olvidar que cada perro es un mundo, al igual que nosotros y cada uno necesita una alimentación acorde a sus necesidadesy gustos. Además, no podemos darle la misma alimentación a un cachorro que a un adulto o un perro ya anciano. Debemos tener en cuenta que si queremos  cambiar la alimentación de nuestro perro, lo tenemos que realizar  de forma gradual, para así evitar  problemas estomacales en nuestro perro.

Wonderguau Accesorios para Perros y Mascotas